Desfile de Los Doce de su Majestad y jornada de puertas abiertas en el Castillo de Santa Catalina


  • 9 de junio de 2018. Desde las 10:30 horas. Santa Cruz de La Palma.

“Guerra del asiento” o “Guerra de la oreja de Jenkins”

275 aniversario del ataque de la Escuadra de la Royal Navy, al mando del Capitán Charles Windham, y de la defensa de la Isla de La Palma por su guarnición en junio de 1743.

  • Puertas abiertas Real Castillo de Santa Catalina, desde 10:30 h.
  • Desfile desde la plaza de España 12:30 horas.
  • Acto conmemorativo a las 13:00 horas en el Real Castillo de Santa Catalina.

Imagen destacada: “Los Doce de su Majestad” -Fotografía de Mauro Castro.

La Asociación “Los Doce de su majestad”  nos llevará de nuevo al pasado para rememorar momentos de la historia.

Para ponernos en situación y resumiendo muchísimo, la “Guerra del asiento”, o la llamada “Guerra de la oreja de Jenkins” fue un conflicto bélico que duró de 1739 a 1748, en el área del Caribe. 

Gran Bretaña gozaba de una serie de beneficios comerciales y del monopolio del llamado asiento, (el asiento era un permiso para comerciar con negros, o sea, esclavos). Si, el trafico de esclavos si estaba permitido. Pero el problema surge porque los ingleses aprovechaban estas licencias para, además, practicar el contrabando en América. Los guardacostas españoles perseguían esta actividad, y estaban autorizados a inspeccionar los barcos británicos. Claro que, según los ingleses, los propios guardacostas practicaban la piratería.

Entre estas “bonitas historias” que nos reconcilian con el género humano, supuestamente, está la del capitán Robert Jenkins, que en 1738 declaró en la Cámara de los Comunes que años antes su barco (Rebecca) había sido víctima del pillaje de los españoles en América, más concrétamente, del navío “Isabela”. A él le habían atado a un mástil y le habían cortado una oreja. Conservó  la oreja en un frasco, y la mostró ante la Cámara de los Comunes para denunciar la crueldad de los españoles… 

“Ve y di a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve”.

Se dice que esta fue la frase que lanzó el guardacostas Juan León Fandiño al capitán Jenkins. Al considerar los ingleses la frase del capitán español un insulto a su monarca, los ingleses declararon la guerra a España en 1739.

Dejando aparte la veracidad o no de la anécdota de “la oreja”, este fue un tremendísimo conflicto bélico que enfrentó a las flotas de Gran Bretaña y España. Las verdaderas razones, más que miembros amputados, fueron los motivos económicos. 

Y una batalla trae otra, así pasó también aquí, esta guerra trajo consigo la invasión por las tropas británicas de Portobello (Panamá) y otros intentos, el último de ellos en Cartagena de Indias (Colombia), en 1741. En esta ciudad portuaria, y contra todo pronóstico – o al menos el de los Británicos, que no se lo esperaban en absoluto- el almirante español, Blas de Lezo, (conocido como patapalo, no es necesario explicar el porqué) derrotó a la mayor flota inglesa de toda la historia, que estaba al mando de Edward Vernon.

Y es que, al fin y al cabo, cambian los sitios, cambian los protagonistas, cambian las vestimentas, cambian las armas, pero no ha cambiado tanto la historia. 

En cuanto a la Isla de La Palma, no existe ningún conflicto armado relevante, como los relatados anteriormente, pero si un fallido asalto del marino británico Charles Wyndham, capitán de la escuadra de la armada naval del rey de Gran Bretaña, a la ciudad de Santa Cruz de La Palma, en 1743. En realidad su destino era la Gomera, pero al fallar el ataque allí volvieron a La Palma. Un hecho que nos recordará La Asociación de recreación histórica “Los Doce de su Majestad”

Los Doce de su Majestad

La asociación inicio su andadura en 2010, registrando oficialmente sus estatutos en el Registro de Asociaciones del Gobierno de Canarias en 2011, siendo la primera de su tipo en La Palma. Es una asociación cultural de recreación histórica cuyo fin es divulgar la historia mediante reconstrucciones, charlas, conferencias, exposiciones, etc.

Recrean a los soldados pagados por las arcas conocidos como “Los Doce de Su Majestad”, que guarnecían el Real Castillo de Santa Catalina de Alejandría e instruían al resto de las milicias.

 

 

Print Friendly

banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos