Ley Mordaza. Por Ramón Betancor


“Bombín es a bombón como cojín es a equis y nos importan tres equis que nos cierren la edición”. Son muchos los que aseguraban que ésa era la frase que ocupaba la portada de la revista satírica La Codorniz en su último número, cuando la dictadura franquista ordenó su cierre. Otros afirman que no es más que una leyenda urbana y que esa portada nunca existió, aunque muchos años después, recién comenzados los noventa, el texto fue reproducido por otra publicación llamada La Golondriz. En cualquier caso y sea cuál sea la historia de esa frase escrita en verso, hoy me he acordado de ella.

Si cambiamos “edición” por “boca”, “pancarta”, cámara”, “micrófono” o “red social”, parece que hoy hayamos amanecido en aquel entonces. Esos años cuarenta, cincuenta o sesenta en los que casi todo estaba prohibido. Seguimos degenerando el futuro a cada paso y traicionando a esa historia que debía habernos enseñado algo. Continuamos, sin haberlo previsto, sucumbiendo ante la dictadura absolutista que en ocasiones nos deja las urnas.

Hoy no se puede hablar con libertad. Hoy todos somos menos libres. Hoy alguien se frota las manos en algún despacho, celebrando algo que sólo él entiende.

Son muchas las dudas que surgen ante esta nueva ley que hoy pretende empezar a cerrar bocas y a abrir heridas. Una ley que reprime y atenta contra la libertad de expresión en pleno año 2015. Esos mismos que hace unos meses posaban frente a las cámaras con indignación por lo sucedido en la redacción del Charlie Hebdo, hoy pretenden cortar la lengua a periodistas y ciudadanos.

Este miércoles amordazado, como digo, ha amanecido con dudas, impotencia, cabreo y, también, humor. Leí esta mañana preguntas sobre el carácter espacio-temporal de esta Ley Mordaza y si estaría permitido cagarse en Juana de Arco o en el propio Felipe VI si se hace, por ejemplo, desde Finlandia. Bromas aparte, se trata de una ley tan ambigua y retrógrada, que sólo puede salir de una mente enferma o temerosa. De esas que tienen más que esconder que mostrar.

Dudas y más dudas y una sola respuesta clara: Esta Ley, como el Gobierno que la aprueba, apesta. Y ahora, miércoles uno de julio de 2015, que venga alguien y me detenga por pensar.

Por Ramón Betancor

Ramón Betancor

Ramón Betancor

Periodista y escritor.

Ver ficha completa >>

 

Print Friendly

banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos