RECOMENDACIONES Y MEDIDAS DE PREVENCIÓN FRENTE A TEMPERATURAS ELEVADAS


16 de Agosto de 2011.

Sanidad recuerda las recomendaciones y medidas generales de prevención frente a temperaturas elevadas.

La Dirección General de Salud Pública insiste en la importancia de atender ciertas medidas para evitar posibles efectos negativos para la salud entre los colectivos más vulnerables, como son las personas mayores, los niños y los enfermos crónicos, cuando suben las temperaturas.

Coincidiendo con el incremento de las temperaturas de estos días (ver publicación relacionada),  la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias recuerda a la población toda una serie de recomendaciones y medidas de prevención que conviene tener en cuenta. Aunque en estos momentos no se registra alerta sanitaria en Canarias, la Dirección General de Salud Pública, recuerda que siempre es importante atender ciertas recomendaciones y medidas de prevención para evitar los posibles efectos negativos para la salud entre los colectivos más vulnerables, como son las personas mayores, los niños y los enfermos crónicos, cuando suben las temperaturas.

Recuerda que una de las medidas fundamentales es beber más agua, independientemente del tipo de actividad que se esté llevando a cabo, y no esperar a estar sediento. En mayores y enfermos crónicos debe hacerse al menos cada hora para evitar la deshidratación.

En términos generales, se debe evitar el consumo de bebidas cafeinadas, alcohólicas o muy azucaradas. Además, hay que evitar comidas copiosas y no consumir preparados fácilmente contaminables (ensaladillas, mayonesas, etc) y optar por una alimentación rica en frutas y verduras (con la precaución de lavarlas antes del consumo).

Para los grupos más vulnerables, los días de mucho calor es mejor quedarse en casa. Para el resto, no exponerse al sol demasiado tiempo o en horarios en que los rayos solares llegan más verticalmente (de 12 a 16 horas). Hay que tomar el sol de forma progresiva y con precaución (empezar con sesiones de 15 a 20 minutos y aumentar sin superar exposiciones de dos horas seguidas). Siempre es recomendable usar cremas solares con un factor de protección mínimo de 30. Los menores de tres años no deben tomar el sol. Los aparatos de de aire acondicionado deben programarse a una temperatura moderada, entorno a los 24 grados.

Si a pesar de estas medidas preventivas se dieran síntomas de trastorno por calor, se recomienda refrescarse con una esponja o toallas húmedas, tomar un baño si no se tiene mareos, beber líquidos frescos no alcohólicos y, si los síntomas no remiten, solicitar ayuda al médico lo antes posible.

Es importante reducir la actividad física, así como el ejercicio físico al aire libre cuando el calor es excesivo, y protegerse con sombrero y usar ropa cómoda y holgada si finalmente hay que salir de casa. Este consejo también es muy importante tenerlo en cuenta, no sólo cuando hay calor, ya que evitamos una exposición directa al sol, sino también cuando hay calima en el ambiente, ya que el polvo en suspensión contribuye a resecar las vías respiratorias, y se puede provocar un agravamiento de afecciones o síntomas relacionados con enfermedades respiratorias, tales como el asma. Además, es conveniente no olvidarse de beber más agua, independientemente del tipo de actividad de que se esté llevando a cabo, para mantenerse bien hidratado.

Plan del Calor

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias recuerda que desde el pasado 1 de junio está activado el Plan de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, un operativo que se mantendrá hasta el 15 de septiembre.

El plan, de ámbito nacional, se desarrolla en colaboración directa con el Ministerio de Sanidad y Política Social, a través de la Comisión Interministerial para la Prevención y el Control de los Efectos del Exceso de las Temperaturas sobre la Salud.

Este plan establece las medidas necesarias para reducir los efectos asociados a las temperaturas excesivas y coordinar las instituciones de la Administración del Estado implicadas; y propone las acciones que en esta materia puedan ser realizadas por las Comunidades Autónomas y la Administración Local.

Se trata de un sistema de control que está especialmente pensado para los colectivos de población más vulnerables al calor intenso, como son los ancianos, los niños y las personas con patologías crónicas.

Desde un enfoque sanitario, la exposición a temperaturas excesivas afecta especialmente a los niños, a las personas mayores y a los enfermos con patologías crónicas de base.

Desde un punto de vista social, la marginación, el aislamiento, la dependencia, la discapacidad, las condiciones de habitabilidad de las personas con menos recursos, añaden factores de riesgo que hacen aún más vulnerables a colectivos que, precisamente por sus condiciones socio-económicas, deberían estar más apoyados.

La puesta en marcha de este Plan de Prevención supone la activación de todo el sistema sanitario y de atención a las urgencias de Canarias para atender las consecuencias de una elevación anormal de las temperaturas.

Todos los hospitales y el Servicio de Urgencias Canario (SUC) cuentan con personal designado y formado especialmente para hacer frente y coordinar de manera eficaz los servicios ante una posible ola de calor, así como las vías de comunicación.

La Dirección General de Salud Pública, que coordina este Plan en Canarias, tiene establecido el sistema de vigilancia epidemiológica del impacto de las altas temperaturas sobre la salud de la población coordinado con los centros asistenciales y de urgencias de Canarias, así como el aviso a dichos centros sobre la previsión de situaciones de alerta.

Salud Pública proporcionará información a los medios de comunicación destinada a facilitar consejos útiles y medidas prácticas para prevenir los efectos de la exposición a temperaturas elevadas. Estas actividades de sensibilización tendrán como objetivo aumentar la capacidad de prevención individual de afrontar el calor aplicando medidas que sean fáciles y accesibles.

Umbrales de temperatura y niveles de alerta

Para poder hablar de ola de calor en sentido estricto se tiene que alcanzar unos máximos y unos mínimos de temperatura de forma simultánea. Es lo que se conoce como umbrales de temperatura, que se encarga de fijar la Agencia Estatal de Meteorología. Para las dos provincias canarias el umbral de temperatura es de 33 grados de máxima y 23 de mínima.

El Plan de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas establece cuatro niveles diferentes de temperaturas excesivas, en función de las temperaturas previstas y de su duración en el tiempo:

NIVEL CERO o de ausencia de riesgo (que se representa con el color verde).

NIVEL UNO o de bajo riesgo (color amarillo) cuando las previsiones meteorológicas apuntan temperaturas iguales o superiores a los 33 de máxima y 23 de mínima (en el caso de Canarias) durante uno o dos días.

NIVEL DOS o de riesgo medio (color naranja) si la duración prevista es de 3 o 4 días

NIVEL TRES o de alto riesgo (color rojo) si alcanza los 5 días o más de duración prevista .

Print Friendly

banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos