El afecto Ilustrado viaja a La Palma para ofrecer dos conciertos que evocan a la Venecia del siglo XVII


  • 1 de septiembre de 2018. A las 20:30 horas. Palacio Salazar de Santa Cruz de La Palma.
  • 2 de septiembre de 2018. A las 13:00 horas. El Secadero. Los Llanos de Aridane.
  • Entrada libre hasta completar aforo.

“Serenissima”, un programa que evoca a la Venecia del siglo XVIII a través de la música de Vivaldi.

El Afecto Ilustrado nace durante el I Ciclo de Música Antigua de la Catedral de Valencia en el año 2012. Concebido como un grupo de cámara innovador y versátil, su filosofía es presentar y acercar al público una interpretación historicista del repertorio comprendido entre los siglos XVII y XIX de una forma próxima y tangible.

Vivaldi y Venecia. Se ha escrito interminablemente sobre esta dualidad, sobre esta correlación. No existe el uno sin el otro. No puede entenderse el settecento veneciano sin la música del prete rosso. Y tampoco la Historia de la Música Universal. Sin la llegada al mundo, un 4 de marzo de 1678, de Antonio Vivaldi quizás todo hubiese seguido otro camino, otro devenir.

El siglo XVIII es para Venecia una agonía dorada. Festejos envueltos en una pompa barroca, casi irreal, que adormece a sus habitantes como un bálsamo en mitad de la laguna véneta. Bailes, dorados, arte y baute. Misterios y calles estrechas, apenas para que una persona pueda transitar por ellas. Aguas que van y vienen, limpiando la ciudad de secretos y trayendo otros nuevos. Corrupción, enfermedad y miseria son la otra cara de la máscara. Los venecianos participan de la convivencia de lo real con lo ficticio. El gobierno abandona sus quehaceres y la ciudad se tambalea.

La Serenissima no quiere ver su inminente decadencia, y es por ello que se atrinchera tras paredes de raso, cimentada en viejas glorias, confiando en que el Tiempo respete su condición noble y antigua. Pero no será así. En 1797, Napoleón invade Venecia, a grito de seré un Atila para el estado veneciano. Con ella caían también siglos de esplendor y poder.

Antonio Vivaldi (1678-1741) es el paradigma de músico-compositor, docente y empresario del momento. Hijo de violinista, y nacido en medio de esta vorágine que era la Venecia settecentista, aprendió de tal manera el arte del violín que algunas crónicas dicen de él que es imposible que alguien haya tocado o tocará de tal manera. La mente de Vivaldi no descansa, es un innovador nato. Su condición sacerdotal le hace blanco de innumerables críticas, especialmente en lo tocante a su puesto como docente de violín y maestro de coro en el Ospedale della Pietá, una organización de beneficencia que cuidaba de mantener alejadas de la prostitución y la corrupción veneciana a las niñas huérfanas. Con su presencia, la orquesta del Ospedale ganó fama internacional, a juzgar por los comentarios que los asombrados viajeros y los propios venecianos nos han dejado. Vivaldi aprovechó entonces para componer teniendo a su disposición un abanico enorme de instrumentos, lo cual le ofrecía una paleta de interminables opciones tímbricas. El alto nivel técnico de las internas del Ospedale le permitía por otro lado escribir obras brillantes. Al igual que en el caso de Arcangelo Corelli, Vivaldi elevó el lenguaje violinístico a niveles nunca antes explorados. Su fama se extiende por toda Europa.

Pero el capricho de la audiencia veneciana, como la propia ciudad y las aguas de la laguna, cambiaba a merced de las modas. Hacia 1740 la música del prete rosso comienza a perder fuelle. Es considerada antigua. Vivaldi morirá lejos de Venecia, aquejado por su misma decadencia. Épocas de espejos y fastos que acaban a la orilla cenicienta del Gran Canal.

Venecia y Vivaldi. Vivaldi y Venecia.

Serenissima explora varios de los géneros cultivados por el maestro veneciano. Desde el concierto para cuerdas hasta el trio sonata, pasando por el concierto para instrumento solista, la cantata o el Aria de ópera. Todo ello nos hablará de este siglo de luces y sombras en la Ciudad de los Canales.

Adrián Linares Reyes.

SERENISSIMA. PROGRAMA

Antonio Lucio Vivaldi [1678-1741]

Concierto en Do mayor para cuerdas y bajo continuo RV 110

Concierto en mi menor para cuerdas y bajo continuo RV 134

Cessate, omai cessate. Cantata para soprano, cuerdas y bajo continuo RV684

Concierto en Fa mayor para cuerdas y bajo continuo RV138

Concierto en sol menor para cuerdas y bajo continuo RV157

La Follia. Trio sonata en re menor RV63

Juditha Triumphans devica Holofernes barbade, Oratorio RV644

Matrona inimica, aria

Quem vides prope, recitativo

Quamvis ferro, et ense gravis, aria

Estefanía Perdomo, soprano

Adrián Linares, violín barroco I

Laura Díaz, violín barroco II

Víctor Gil, viola barroca

Fernando Santiago, violonchelo barroco

Carlos Oramas, tiorba y guitarra barroca

Juan Carlos de Mulder, archilaud

Print Friendly

banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos