¿Tienen conciencia los animales?


Basta una sola mirada para que sientas mi alma.

María Hernández

Dicen que no tienen conciencia porque no hablan como nosotros, porque no crean como nosotros, porque no compran ni venden, porque no realizan las sumas o las restas como nosotros, porque no se abrazan o se besan como nosotros o porque no trabajan como nosotros, porque no piensan como nosotros, y porque no usan las palabras como nosotros.

Son diferentes, como diferentes somos nosotros, hay quien no sabe hablar, ni sabe discurrir, hay quién no sabe crear o no sabe ni sumar o restar, hay quien ni puede comprar y tampoco puede vender porque no tiene nada con que poder hacerlo, hay quién no sabe demostrar cariño, no abraza o besa, hay quién no tiene trabajo o no quiere trabajar, hay quién simplemente no piensa, y hay quien sus palabras mejor las guardara.

En fin, somos especies diferentes, más o menos evolucionadas, pero todos somos vida, todos sentimos y cada uno a su forma expresa su vida como lo que es, los animales se abrazan a su manera también se besan, se ayudan o se pelean, y a su forma también piensan, aunque nosotros le llamemos de otra forma, quizás intuición, ojalá nosotros tuviéramos esa intuición, o quizás la tuvimos, creo que a pesar de nuestra gran evolución o mejor dicho por culpa de haber llevado mal encaminada esa evolución hemos perdido cosas demasiado importantes para vivir, para vivir más en consonancia con la naturaleza, con toda la vida lo que nos rodea. Puede que quizás fuéramos más felices, pero sobre todo más humanos.

Llamadlo como queráis, pero yo sí creo que los animales tienen conciencia, aunque le pongáis otro nombre la tienen, y aunque no guste, creo que la conciencia de los animales es mucho más sana y pura que la nuestra.

De la misma forma que pienso que cada día que pasa nosotros como humanos tenemos menos conciencia, menos pensamientos sanos y menos remordimientos, igualmente pienso que aún estamos a tiempo de recuperar la sana virtud de respetar, amar, cuidar, proteger y ayudar tanto a los que son de nuestra misma especie como a los que son de especies diferentes.

De nada nos vale decir que tenemos conciencia sino la utilizamos para el bien y si no aprendemos de ella para poder seguir evolucionando.

Así que me estoy preguntando que si nuestra conciencia, (ética, moral) va disminuyendo con el paso del tiempo, yo quiero tener eso que tienen muchos animales y que a muchos les cuesta llamar conciencia, porque ¿qué es realmente la conciencia?  El hombre le ha dado una definición, pero se la ha dado según su propio entendimiento, el hombre al ser imperfecto puede que haya omitido alguna otra información importante, porque aquí no se ha incluido a otros seres vivos, ¿cómo se puede saber entonces que se tiene razón en esa definición sobre lo que significa tener conciencia?

Lo que llamamos conciencia ha variado mucho a lo largo de nuestra historia y puede llevar a diferentes personas a actuar de distinto modo, de acuerdo con sus principios o creencias.

Según la definición “canónica” de conciencia es el “conocimiento que el ser humano tiene de sí mismo y de su entorno” y según su punto de vista, la moral, o lo que ellos piensan que debe de ser la moral, y podemos observar que la moral de la iglesia, y sin entrar en detalles, no ha sido ni muy sana, ni muy justa.

Sin embargo, y seguimos con la religión católica, el Papa Juan Pablo II proclamó que “los animales poseen un soplo vital recibido por Dios por lo tanto poseen un alma y los seres humanos deben amar y sentirse solidarios con nuestros hermanos menores”. Con estas palabras asombró al mundo, aseguró que todos los animales están “tan cerca de Dios como lo están los humanos”.

Recordemos a San Antón y su tradicional bendición dedicada a los animales, o a San Francisco de Asís, el amigo de la naturaleza y de los animales, que afirmaba que todas las criaturas provienen de la misma fuente.

Puede que todo dependa de nuestra visión del mundo, de la vida, y de cómo vivimos y sentimos esa vida. De lo que nosotros creamos que sea la conciencia, lo que para unos puede ser moral, para otros es inmoral.

Una frase, que a mí en particular me lo deja todo bien claro, y que se le tribuye al dramaturgo Eugène Ionesco, dice así:

“Si matamos con el consentimiento colectivo, no nos remuerde la conciencia.

Las guerras se han inventado para matar con la conciencia limpia”

Si el hombre es el único ser viviente en la tierra que posee conciencia, no entiendo entonces como es el único ser que realiza las maldades que realiza, tanto a sus prójimos, a seres de otras especies, a la naturaleza en general. Es completamente contradictorio.

Dependiendo de todo esto, yo sigo creyendo que los animales poseen una conciencia sana y un alma más pura que la nuestra. También creo que la conciencia del hombre es bien pobre.

“El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales”

 Arthur Schopenhauer

Print Friendly

banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos