LA “AVENTURA CANARIA” DE VERO MORALES


29 de Abril de 2011.


Hace ya tiempo que “La Vero“, esta chica de cara angelical,  se decidió a recorrer los  teatros, bares y garitos de España, compartiendo con el mundo sus aventuras y desventuras.  Su último escenario, La Palma. Este mes de Abril, por primera vez, Vero viajó hasta la Isla Bonita para traernos su humor.

Que no se preocupen los que no tuvieron oportunidad de ser testigos de este acontecimiento, porque parece ser que le supo a poco la aventura y  ha prometido volver.

De momento, nos cuenta  sus peripecias en este primer viaje.

“La aventura Canaria”

Por Vero Morales

La Palma, el paraíso… Confieso que es la primera vez que tenía que coger tantos aviones para ir a actuar, y estaba muy nerviosa. Tanto que llamé mil veces a mis jefes para que me explicaran como tenía que hacer tantos trasbordos, que yo los del metro los controlo, pero los de los aviones… déjate.

La aventura canaria empezó viviendo experiencias nuevas, como la de madrugar. A las cuatro de la mañana sonó el despertador, lo miré desafiante, pero ni se inmutó el chunguito. Y seguía y seguía auuuuuuunaaaa auuuuunaaaaa (esta onomatopeya es el claxon de un barco, ¿vale?)

Lo paré de una hostia que hubiese fulminado a Falete distraído. Pero sonó one more time. Vuelta al aire, me levanté, miré la hora y me dije a mi misma: ESPAVIL! Espavil no es catalán, es una palabra inventada por mi padre, y que forma parte de un idioma que comprende todas las palabras que me invento… el veronés. Poco a poco descubriréis este dialecto del castellano que está naciendo…

Bueno, el despertador, que me cambiáis de tema… Abrí la persiana y vi que era de noche. Mire al cielo y grité: Dios… ¿por qué me odias? Pero que va, ni contestó el chunguito.

Rápidamente me preparé y me monté en mi bolido fordfiesta pilotado por mi padre alías Manolo Alonso… Poca broma, mi padre alcanza velocidades de 60 km por hora cuesta abajo. Si amigos, yo he visto la muerte de cerca. Mi segundo apellido es Peligro. Soy una chunga.

Cuando llegué al aeropuerto me esperaba una gran sorpresa. Había gente. Pero gente que parecía aquello la Expo, o el Berskha de rebajas. Por un momento me quedé paralizada, abrí los brazos y grité: ¿es que no tenéis casa?

Unos chicos de Prosegur me levantaron por los brazos (y mira que yo estoy ternesca) y en una sala reservada me preguntaron qué me angustiaba. Bueno, ellos concretamente me dijeron ¿Pero qué invento es esto? ¿Qué pasa?

¿Qué me pasa? Que tengo sueño ostiaaa!! Que digo yo que si sale el avión a las siete de la mañana se podía pasar a buscarme por casa, que para él es un momento. Es que yo ya he cogido muchas veces aviones y siempre tengo que ir yo a buscarlo, él nunca viene a por mí. Igual nunca te lo habías planteado, pero pensándolo… ¿a qué es egoísta?

Me gustaría a mí que viniera un avión a mi casa a buscarme, que como me pidiese un poquito de agua le iba a decir, claro que sí hombre… 4 leuros ¿quieres cigarros sin humo?

Pasé por la puerta de embarque, yo siempre meto en la maleta un bote de champú de 200ml, para ponerle emoción, si no no mola. Además, así si se ponen tontos los azafatos en el avión lo sacó y empiezo: ¡Quieto todo el mundo! ¡Tengo un champú y no dudaré en hacer… espuma! Mejor voy a dejar esta broma, hay demasiada gente sensibilizada con este tema, sobre todo los lentilleros que no pueden transportar su garrafaca de líquido limpiador de lentillas. Que igual nadie lo ha pensado… pero igual los líquidos de las lentillas se pueden poner en envases más pequeños. Que las lentillas son pequeñas. Como veis también hago un poco de crítica social.

Al pasar por la puerta esa de los metales no me pito nada, y mira que me puse tornillos en los bolsillos, a ver si me cacheaban, que a nadie le amarga un dulce, pero que va. Así que me fui para la puerta de embarque, que la mía siempre es la que está más lejos. Yo creo que cuando detectan mi nombre en el vuelo hay una conspiración aenal para que haga mi propio camino de Santiago cada vez que cojo un avión.

El primer avión estuvo bien. Llegué al aeropuerto de Madrid y me senté en un banco a esperar. Luego me subí en el segundo avión que casualmente era el mismo, y el mismo asiento ¿PARA QUE ME LEVANTO? Malditos azafatos aficionados al juego de la sillas…

Al llegar a Tenerife Norte salí al exterior a fumarme un cigar y vi el solecito, el verano, calor… hubiese estado muy a gustito, sino fuera por la camiseta de interior Princesa, el sujetador térmico, el polar del decatlhon, y la chaqueta de ante (que no es fuese vieja, que es un tipo de tela) que ante lo sé y no me abrigo tanto. En realidad lo sabía de ante, pero como buena mujer nunca me caben todas las cosas en la maleta y pienso que la mejor opción es ponerme muchas capas de ropa como Sara Montiel con el maquillaje.

Después de tres horas en el aeropuerto cogí un avión muy chiquitico, Tenerife – La Palma, una monada de avión. Porque no me cabe en el coche, si no me lo pondría de llavero. Una vez acomodada en mi asiento, se me acerca una azafata y me dice:

- ¿Manises?
- No, me llamo Vero.

Luego me enteré que eran cacahuetes. Como se tiran el rollo los aviones de las Islas… cacahuetes y agua y no te piden cincuenta euros ni te intentan vender cigarros sin humo.

Un cigarro sin humo es una estafa. Es como un vodka sin alcohol. Es como si viene una buenorra y te dice “vamos a tener sexo” y cuando vas a tocarle una teta te dice “schh¿qué haces tocando? Sexo tántrico, con la mente”. Un cigarro sin humo es como si haces topless de noche, eso ya es exhibicionismo, porque por mucho que digan mis amigos, la luz de la luna no pone morena. No penséis mal de mí, no soy la clase de chica que va todo el día con los pechos fuera… Sólo el izquierdo. Pero no vamos a hablar de las ventajas de ir con un pecho descubierto, que son muchas.

Cuando llegué me estaban esperando mis anfitriones, y aunque no me trajeron bombones, me llevaron al bar donde actuaría al día siguiente. Lo que pasó en ese bar está bajo sumario. No puedo desvelarlo porque rastrearían vuestras IP y podríais correr grave peligro. Bueno va, igual es que tengo lagunas. Sólo recuerdo que el Arehucas con coca cola entra sin sentir…

Continuará …

www.veromorales.com


banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos