Tomaso Hernández: “La Fuente Santa es un tesoro natural que hay que tratar con respeto y cariño”


El artista palmero aboga por unas islas donde el uso de las energías renovables sea generalizado y se expanda la agricultura ecológica.

Tomaso Hernández (Los Llanos de Aridane, 1967) fue la persona a quien el Consejo Insular de Aguas confió la integración paisajística de La Fuente Santa, una labor en la que ha estado trabajando a lo largo de un año, combinando esta dedicación con la docencia en la Escuela de Arte Manolo Blahnik de Santa Cruz de La Palma. A falta del suelo del hall que da acceso a la galería, que confía en poder realizar una vez concluya el período de visitas que se realizan durante este verano, ha culminado la tarea, devolviendo a este espacio natural alterado por la obra de ingeniería que se realizó para redescubir la Fuente Santa toda su esencia.

Fuente Santa Fuencaliente Tomaso Hernandez 1

El artista palmero, licenciado en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna, que en el año 2003 obtuvo la prestigiosa beca del Gobierno francés para La Casa de Velázquez de Madrid, recordó que lo primero que hizo cuando le encargaron esta tarea de integración paisajística fue reunir al grupo de trabajadores que colaboraban con él y proponerles que “a partir de ahora vamos a trabajar con el cariño y el respeto que se merece un tesoro natural e histórico como es La Fuente Santa y su entorno”.

Un mensaje que en seguida captó su equipo, con quien asegura que alcanzó “un grado de coordinación y sintonía que ha sido fundamental para llegar al resultado que hemos obtenido”. Tanto es así que se ha comprometido a trabajar con este grupo humano en los proyectos que tenga que realizar en el futuro.

El reto estaba en disolver en el paisaje el edificio que se construyó a la entrada de la galería y ordenar el exterior de la misma, de manera que el entorno recuperara su estado original. Un proceso que requirió un trabajo técnico importante, a la vez que obligó a Tomaso Hernández a sumergirse en la identidad de la naturaleza de este municipio del sur de La Palma para captar su textura y luego trasladarla hasta La Fuente Santa.

Para alcanzar este objetivo de conocer y reconocer la naturaleza del entorno de este enclave, recuerda que al comienzo de su trabajo, cuando terminaba la faena de la jornada, “me perdía por las tardes en el paisaje de Fuencaliente para tratar de captarlo y luego poderlo traer a la construcción de hormigón que había en la Fuente Santa”. Aquellas sensaciones fueron las que luego tradujo en la intervención paisajística, cuyos resultados pueden admirarse ahora en el acceso a la playa de Echentive, donde el edificio ha dejado de ser un elemento extraño a la naturaleza que le rodea, para convertirse en un todo cargado de sentido.

Quienes hayan podido visitar la Fuente Santa en las jornadas de puertas abiertas que ha organizado la Coporación Insular, podrán observar también el efecto de integración con el paisaje volcánico que ha dado Tomaso Hernández al recibidor que da entrada a la galería. El juego de colores empleados por el artista, que ha trabajado durante su carrera profesional con la luz y la sombra, crea el efecto de que “el propio volcán se colara por el interior de la Fuente Santa”. El remate del interior del edificio será con la instalación del suelo, que tiene previsto realizar con un material nuevo que viene de Estados Unidos, que mediante unos pigmentos genera la impresión de profundidad, y “da la sensación que el agua se mezcla con el volcán”. “Esa magia -prosigue el autor- es la que estaba buscando, fundir el agua y el volcán, porque de esa combinación surge la Fuente Santa”.

Tomaso Hernández tiene claro que La Fuente Santa es un recurso fundamental para La Palma porque tiene “un agua única, en un entorno que también es inigualable”. Por ello, sostiene que el futuro balneario que se vaya a realizar en este enclave, tal y como lo tiene previsto la Administración pública, debe mantener el “cariño y el respeto que merece un tesoro natural e histórico como es La Fuente Santa”. Una forma de hacer las cosas que entiende se debe expandir a cualquier acción que se lleve a cabo en la isla de La Palma “porque nuestro gran recurso es la naturaleza”.

Su visión o “utopía”, como le gusta llamarla, sobre La Palma y el conjunto de Canarias entronca con la de otros creadores que han tenido en la naturaleza un referente fundamental en su obra, como el caso del recordado César Manrique. Aboga por unas islas donde “el uso de las energías renovables sea generalizado, se expanda la agricultura ecológica y se pueda comer sano, con un mar limpio y un clima extraordinario como el que tenemos. “Imaginate que el mundo sepa que existen siete islas con buen clima, que el aire está limpio,  con playas,  con naturaleza, que son unas islas que se autoabastecen porque sus energias son renovables, y que la agricultura de las islas se va volviendo poco a poco ecológica, que la agricultura ecológica sea la que abastece a todas las islas. Que lo que vienes a comer a los hoteles o a los restaurantes de las islas es ecológico,  por lo tanto más sano. Imaginate para cualquier habitante del resto del mundo que eso se llegue a saber dentro de unos años, sería el verdadero futuro real de las islas“. Concluyó.


banner destaca tu evento revista la palma

Tus comentarios nos ayudan a mejorar

Condiciones:
* Esta es la opinión de los internautas, no de La Revista de La Palma.
* No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
* Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
* Se amable. No hagas spam.

Publica tus pensamientos